Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321

Warning: Undefined property: stdClass::$domain in /var/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/cookie/class-cookie.php on line 321
El propósito de Vivir con Inteligencia Emocional | Fernando Restoy

¿Qué significa ser emocionalmente inteligente?

La Inteligencia Emocional no es simplemente un conjunto de habilidades; es una forma única de ver el mundo que nos rodea

La mayoría de la gente piensa que desarrollar Inteligencia Emocional es aprender a sentir sensaciones corporales, manejar el estrés, ser positivo y ser empático con los demás.

 

Y eso significa ser inteligente con las emociones –por supuesto–, pero en una primera instancia y de manera muy superficial.

 

Para comenzar a ser realmente inteligentes con las emociones, necesitamos comprender un principio básico:

Querer con Inteligencia Emocional

Hay cosas en la vida que podemos
controlar y otras que no

¿Qué es lo único que podemos controlar?

 

1- Cómo reaccionamos a nuestras emociones

 

2- Cómo reaccionamos a nuestros pensamientos

 

3- Cómo reaccionamos a las acciones de los demás

De este principio derivan dos reglas fundamentales que no solo son claves para ser emocionalmente inteligentes de verdad, sino que son básicas para sufrir menos y hacer sufrir menos a los demás también:

 

  • Debemos hacernos responsables de aquello que podemos controlar/gestionar (nuestras emociones, pensamientos y acciones)
  • Debemos colocar nuestro bienestar en aquello que podemos controlar (en vez de en lo que sienten, piensan y hacen los demás)

De este principio derivan dos reglas fundamentales que no solo son claves para ser emocionalmente inteligentes de verdad, sino que son básicas para sufrir menos y hacer sufrir menos a los demás también:

 

  • Debemos hacernos responsables de aquello que podemos controlar/gestionar (nuestras emociones, pensamientos y acciones).
  • Debemos colocar nuestro bienestar en aquello que podemos controlar (en vez de en lo que sienten, piensan y hacen los demás).

No podremos gestionar lo que nos ocurre de manera sana ni relacionarnos mejor con los demás sin aplicar estas dos ideas en nuestro día a día. 

 

Solo si somos conscientes de lo que podemos realmente controlar y lo que no, conseguiremos desarrollar las características y habilidades de las personas emocionalmente inteligentes de verdad.

 

Estas son:

Atención plena

Las personas emocionalmente inteligentes suelen:

 

  • Ser conscientes de lo que están pensando, sintiendo y haciendo en todo momento; están presentes en su experiencia.
  • Recuperar rápidamente su atención cuando se distraen.
  • Dirigir su foco de atención adonde quieren y cuando lo desean.

Porque saben que su realidad y experiencia está determinada por la percepción que tengan en ese instante; por dónde decidan colocar su foco de atención. 

Atención plena

Las personas emocionalmente inteligentes suelen:

 

  • Ser conscientes de lo que están pensando, sintiendo y haciendo en todo momento; están presentes en su experiencia.
  • Recuperar rápidamente su atención cuando se distraen.
  • Dirigir su foco de atención adonde quieren y cuando lo desean.

Porque saben que su realidad y experiencia está determinada por la percepción que tengan en ese instante; por dónde decidan colocar su foco de atención. 

Seguridad en uno mismo

Las personas emocionalmente inteligentes:

 

  • Escuchan, valoran, respetan y utilizan sus emociones para conocerse mejor a ellas mismas.
  • Identifican así sus gustos, pasiones, virtudes y puntos a mejorar.
  • Evitan perder el tiempo en aquello que no pueden controlar.
  • Se hacen responsables de lo que les ocurre en sus vidas. 

Por esa razón, suelen sentirse muy cómodas en su propia piel, pensar que el éxito y bienestar está en sus manos y tener más posibilidades de alcanzar sus metas y cumplir sus sueños.

Seguridad en uno mismo

Las personas emocionalmente inteligentes:

 

  • Escuchan, valoran, respetan y utilizan sus emociones para conocerse mejor a ellas mismas.
  • Identifican así sus gustos, pasiones, virtudes y puntos a mejorar.
  • Evitan perder el tiempo en aquello que no pueden controlar.
  • Se hacen responsables de lo que les ocurre en sus vidas. 

Por esa razón, suelen sentirse muy cómodas en su propia piel, pensar que el éxito y bienestar está en sus manos y tener más posibilidades de alcanzar sus metas y cumplir sus sueños.

Resiliencia

Cuando experimentan contratiempos personales o fracasos profesionales, las personas emocionalmente inteligentes suelen:

 

  • Prestar atención únicamente a aquello que tienen capacidad de influencia.
  • Elegir gestionar sus emociones ejerciendo una visión positiva de la situación.
  • Redireccionar su foco de atención a aquello que les sirve bien. 
  • Interpretar sus sentimientos incómodos como oportunidades para comprenderse mejor a ellas mismas y crecer personalmente.

Esta actitud, combinado con altos niveles de confianza en ellos mismos, permite que se recuperen rápidamente de su malestar emocional, aprecien nuevas experiencias y, en última instancia, se sientan cómodas ante el cambio y la adversidad. 

Resiliencia

Cuando experimentan contratiempos personales o fracasos profesionales, las personas emocionalmente inteligentes suelen:

 

  • Prestar atención únicamente a aquello que tienen capacidad de influencia.
  • Elegir gestionar sus emociones ejerciendo una visión positiva de la situación.
  • Redireccionar su foco de atención a aquello que les sirve bien. 
  • Interpretar sus sentimientos incómodos como oportunidades para comprenderse mejor a ellas mismas y crecer personalmente.

Esta actitud, combinado con altos niveles de confianza en ellos mismos, permite que se recuperen rápidamente de su malestar emocional, aprecien nuevas experiencias y, en última instancia, se sientan cómodas ante el cambio y la adversidad. 

Conciencia social

Adquirir atención plena, confianza en uno mismo y resiliencia permite tener mayor capacidad para colocar la atención en los demás. Las personas que son inteligentes con sus emociones tienen pocos problemas para:

 

  • Ponerse en los zapatos de otra persona. 
  • Intuir lo que los demás pueden estar sintiendo o pensando –mediante su comunicación no verbal–. 

Además, al reconocer que los sentimientos y pensamientos no se controlan en una primera instancia, tienen más facilidad para aceptar, respetar y valorar lo que sienten y piensan los demás.

Conciencia social

Adquirir atención plena, confianza en uno mismo y resiliencia permite tener mayor capacidad para colocar la atención en los demás. Las personas que son inteligentes con sus emociones tienen pocos problemas para:

 

  • Ponerse en los zapatos de otra persona. 
  • Intuir lo que los demás pueden estar sintiendo o pensando –mediante su comunicación no verbal–. 

Además, al reconocer que los sentimientos y pensamientos no se controlan en una primera instancia, tienen más facilidad para aceptar, respetar y valorar lo que sienten y piensan los demás.

Relaciones saludables

Inteligencia Emocional: Diferencias entre hombres y mujeres

Al tener empatía hacia los demás, las personas emocionalmente inteligentes tienden a ayudar a otros a alcanzar sus metas y sueños, apoyando su crecimiento personal e inspirando a otros a hacer lo mismo.

 

Además, pretenden relacionarse con los demás de manera sana y empática, pero siendo coherentes con la ciencia de las emociones. Esto se traduce en que las personas que son realmente inteligentes con sus emociones, al relacionarse con otros: 

 

  • Nunca pretenden hacer daño ni hacer sentir incómodo/a a nadie.
  • Evitan controlar lo que no pueden; lo que dicen, hacen, piensan y sienten los demás. 
  • Evitan juzgar lo que los demás no pueden controlar; lo que sienten y piensan. 
  • Comunican sus sentimientos y pensamientos asumiendo la responsabilidad de estos. 
  • Asumen la responsabilidad de sus acciones, pero no de los sentimientos y pensamientos provocados en los demás. 
  • Asumen la responsabilidad de sus necesidades e inseguridades, construyendo estrategias para gestionarlas y que estas no se proyecten en sus relaciones.

Relaciones saludables

Inteligencia Emocional: Diferencias entre hombres y mujeres

Al tener empatía hacia los demás, las personas emocionalmente inteligentes tienden a ayudar a otros a alcanzar sus metas y sueños, apoyando su crecimiento personal e inspirando a otros a hacer lo mismo.

 

Además, pretenden relacionarse con los demás de manera sana y empática, pero siendo coherentes con la ciencia de las emociones. Esto se traduce en que las personas que son realmente inteligentes con sus emociones, al relacionarse con otros: 

 

  • Nunca pretenden hacer daño ni hacer sentir incómodo/a a nadie.
  • Evitan controlar lo que no pueden; lo que dicen, hacen, piensan y sienten los demás. 
  • Evitan juzgar lo que los demás no pueden controlar; lo que sienten y piensan. 
  • Comunican sus sentimientos y pensamientos asumiendo la responsabilidad de estos. 
  • Asumen la responsabilidad de sus acciones, pero no de los sentimientos y pensamientos provocados en los demás. 
  • Asumen la responsabilidad de sus necesidades e inseguridades, construyendo estrategias para gestionarlas y que estas no se proyecten en sus relaciones.

Por supuesto, para adquirir estas características, debemos desarrollar ciertas habilidades: 

Por el contrario, algunas de las características de las personas con poca Inteligencia Emocional serían:

 

  • no dar importancia a las emociones;
  • no prestar atención a las emociones de los demás;
  • perder la cabeza; 
  • no pensar en las posibles consecuencias de las decisiones de uno; 
  • sentir emociones incómodas el suficiente tiempo como para crear hábitos negativos; 
  • dejar que las emociones incómodas –miedo, ira, envidia o estrés– influyan de manera negativa en las decisiones;
  • ser incapaz de crear confianza, inspirar y trabajar con otras personas de manera eficiente;
  • ser incapaz de adaptarse a nuevas circunstancias y ambientes;
  • lamentarse por cosas que no pueden ser controladas o gestionadas por uno mismo;
  • no hacerse responsable de lo que uno puede controlar o gestionar; acciones, pensamientos y sentimientos de uno, o 
  • ser incapaz de ganar perspectiva de situaciones y, a veces, falta de sentido del humor.
Los cuatro pasos para solucionar cualquier conflicto (sin violencia)

La Inteligencia Emocional no es simplemente la capacidad de manejar emociones; es una nueva forma de interactuar con el mundo.

 

Cuando la desarrollamos no solo adquirimos un conjunto de habilidades, sino que realizamos un cambio de actitud ante lo que nos ocurre en la vida también.

¿Por qué es tan importante desarrollar Inteligencia Emocional?

Fomentar el desarrollo de la Inteligencia Emocional en todas las áreas de la sociedad crea el efecto dominó más positivo que existe.

La misión de The Ripple Effect

¿Por qué? Pues porque, aunque no seamos conscientes:

 

Las emociones son contagiosas y cómo las gestionamos también

 

Cada interacción que tenemos con los demás influye en su personalidad

 

Es por eso que desarrollar nuestra Inteligencia Emocional no solo significa mejorar la de todos los que nos rodean sino la de las generaciones del futuro también:

Contagio emocional intergeneracional
Contagio emocional intergeneracional

Este efecto dominó favorece el avance social y económico que todas las sociedades del presente y generaciones del futuro desean.

Scroll al inicio